Premios que no terminan

Opinió / Lluís Abbou

 

Al observar el volumen de cobertura que obtienen en la mayoría de los de medios de comunicación, uno podría pensar que los premios cinematográficos (Oscar, Bafta, Goya, Globos de Oro…) tienen algún tipo de impacto en nuestra sociedad. Los premios realmente importan. Son importantes dentro de las industrias a los que pertenecen. Premiar el esfuerzo y los logros es importante para ellos: alimenta la competencia y la excelencia; reconoce el trabajo duro y ocasionalmente destaca a aquellos que, de otra manera, serían pasados por alto.

El arte es un comentario visual sobre cuestiones humanas, y desde los inicios de la humanidad la gente lo ha reconocido y apreciado. Pinturas, esculturas y fotografías son arte, pero también lo es el cine. Siempre que se celebra a estos artistas, sus comentarios también son honrados. Los premios cinematográficos son importantes porque es una plataforma para que los artistas difundan su mensaje en el mundo y también permiten que su trabajo sea reconocido. Algunas películas se crean por razones monetarias, algunas están diseñadas a entretener, pero otras se crean gracias a las historias que cuentan. Todos estos premios ayudan a destacar temas para que el público piense. Difieren cada temporada, pero por lo general, las películas nominadas discuten temas relevantes para la sociedad de ese momento.

Las nominadas de los Oscar a Mejor Película de este año lidian con una nómada actual, el sueño americano vivido, las cosas inesperadas de la vida, el cine, las falsas apariencias y la noche de una mujer, las relaciones con padres mayores, la muerte y traición y la justicia social. Si bien estas películas transcurren en mundos reales y ficticios y en épocas diferentes, los temas que transmiten se aplican a la actualidad. Cada aspecto detrás de una película tiene un impacto. El director instruye a los actores sobre cómo dar vida a la historia del guionista. El mezclador de sonido trabaja con el compositor y el director de fotografía para ilustrar los momentos importantes de la historia. El director de vestuario cose una historia en un vestido que contrasta con la habitación que diseñó el director de escena. El productor organiza los horarios de producción y el financiamiento para asegurarse de que el relato se convierte en una película.

Pero también hay una cantidad increíble de politiquería entre bastidores. El analista cinematográfico Stephen Follows indicó recientemente que las películas nominadas al Oscar no siempre son las “mejores” estrenadas ese año, pero las más “correctas”. Dejando a un lado la política, los jóvenes muestran cada vez menos interés en la temporada de premios. Variety indicó recientemente que la edad media de los espectadores de las cuatro ceremonias más importantes (Oscar, Globos de Oro, Emmy y Grammy) se había disparado más allá de los 50 años. Tiene sentido. Los jóvenes son devotos de las plataformas de videos en línea como YouTube y TikTok, cuyas estrellas no suelen aparecer en las alfombras rojas de las televisiones. Es cierto que las películas de superhéroes u otros éxitos de taquilla no son tan bien recibidas cuando salen las nominaciones a estos grandes premios, pero ¿lo necesitan? Millones de personas ven películas taquilleras. Existe una alta probabilidad de que la gente ya conozca la cinta.

El efecto-post Oscar es real: después de inesperadamente ganar el Oscar a Mejor Película, Moonlight se volvió a estrenar en salas y ganó $2.5 millones en un fin de semana. Algo parecido pasó con Neon, el distribuidor independiente detrás de la cinta ganadora a Mejor Película: Parásitos, de Bong Joon-ho. Así como los Oscar pueden hacer que un estudio cinematográfico concreto logra prestigio, pueden hacer que una película poco vista se convierta en una obra reconocida.

Entonces, tal vez sea una bendición que las principales entregas de premios no parezcan estar en peligro de terminar. En lugar de hablar sobre la desaparición de una tradición que en realidad no está llegando a su fin, haríamos bien en invertir esa atención en aquello para lo que existen los premios: el arte de calidad.

Print Friendly, PDF & Email