Opinió / Lluís Abbou

 

Mort Rifkin, el supuesto novelista protagonista de El Festival de Rifkin (o Rifkin’s Festival) sufre un bloqueo de escritor desde hace mucho tiempo, y es difícil imaginar que Woody Allen alguna vez haya sentido menos empatía por un personaje. Mientras que Mort cree que es inútil escribir si la obra terminada no va a estar al nivel de Dostoievski; Allen, de 84, continúa produciendo guiones anualmente, seguramente ya sin recordar su mejor obra (lo dejo para otro día). Su largometraje número 49 es el último en ser estrenados de una larga serie de historietas que podrían describirse como sencillas, y no siempre de manera positiva.

En El ángel exterminador, de Luis Buñuel, una de las películas a la que se hace referencia en El Festival de Rifkin, los invitados a una cena en una lujosa mansión no pueden irse. Los suministros disminuyen. Los ánimos disminuyen. Pasan cosas raras con un oso. Así El Festival de Rifkin es, para el invitado hambriento de la cena de antes, como encontrar una mesa dulce inesperada: no es sustancial ni nutritiva, pero lo suficientemente dulce como para hacerle pasar el rato.

Siguiendo a Mort Rifkin y su mujer (no siempre juntos), además de un revoltijo de buenos actores, deambulando por el Festival de Cine de San Sebastián, El Festival de Rifkin es una comedia romántica con tonos de verano que fue “una experiencia muy agradable” para todos los involucrados. Sin embargo, es poco probable que El Festival de Rifkin cambie la opinión de los devotos, detractores o ex-fanáticos sobre el polémico cineasta.

Allen burla de la escena de los festivales, se burla de los autores modernos a quien califica de pretenciosos revolucionarios del séptimo arte y defiende la forma clásica de cine que tanto ama, y en particular las películas europeas. Es aquí donde entran en escena sus “sueños de celuloide”, protagonizados por el mismi Rifkin (claramente el doble de Allen, al igual que el personaje interpretado por Mia Farrow en La rosa púrpura de El Cairo). De alguna manera, El Festival de Rifkin es un territorio absolutamente conocido para Allen y, independientemente de lo que sus detractores puedan o no puedan acusarlo, no hay forma de que se libere de la responsabilidad de arar el mismo terreno durante las últimas dos décadas. Una vez más, ha realizado una frágil comedia sobre la angustia marital en un entorno glamoroso.

Unos estarán encantados de que Allen haya hecho una película con un festival de cine en particular tan en mente (¡y que además sea en España!). Otros pueden desear que lo último en su “ciclo turístico” (formado por Vicky Cristina Barcelona, A Roma con amor y Medianoche en París), enseñará más de San Sebastián. Es curioso indicar el cameo de dos mallorquines devotos de Allen en la cinta: Laura Gost, firmando autógrafos, y Jaume Carrió, paseando. Gost y Carrió ganaron en 2018 el Goya al Mejor Cortometraje de Animación por Woody & Woody, el encuentro de un Woody Allen joven con uno de 80 años.

Dado que el suave romance se desencadena en un festival de cine, hay algunas parodias irónicas sobre los clásicos mundiales. La distancia y la estrecha relación entre el arte y la vida siempre han fascinado a Woody Allen. Esta es su última mirada lustrosa sobre el anhelo amoroso y el envejecimiento. Puede que Allen no haya encontrado ninguna inspiración revolucionaria, pero El Festival de Rifkin al menos tiene sus momentos buenos.

Print Friendly, PDF & Email