Opinió / Lluís Abbou

 

He estado viendo Bodyguard, disponible en español a través de Netflix. Es un hombre que se da cuenta de cosas: el papá en el vagón del tren que mientras vigila a sus dos hijos ve un hombre que actúa de forma extraña, una puerta de un baño cerrada durante demasiado tiempo, un guardia que acecha a un pasajero de cierta etnia… En pocos minutos, ha confirmado que hay una alerta de un posible ataque suicida en el tren y que tiene que actuar rápidamente.

Separado y padre de dos hijos, es también el oficial de protección especial David Budd (Richard Madden) y lo que hace es convencer a los terroristas en lugar de dejar que detonen bombas. La persona bajo sospecha sale del baño sin nada misterioso, pero cuando Budd examina el baño encuentra al verdadero atacante: la aterrorizada joven esposa del sospechoso. David Budd se presenta tranquilamente en árabe, negocia y luego envuelve sus brazos alrededor de ella para que los francotiradores no puedan disparar. ¡Todos a salvos! Es recompensado con un ascenso. De ahora en adelante, protegerá a la ministra del Interior, Julia Montague (Keeley Hawes), ¡Hurra!

Los primeros 20 minutos de Bodyguard serían puro James Bond (Madden ya ha sido rumoreado como el próximo dueño la Walter PPK) si no fuera por el miedo y la duda que rodean a Budd. Esta es la diferencia entre los dos: Bond no titubea y Budd lo hace, es humano.

En Bodyguard, el guionista Jed Mercurio habla de la corrupción en las altas esferas y está claro desde el principio que ha creado algo oscuro y elegante. Budd es un soldado que luchó en Afganistán. Regresó a Londres con estrés postraumático y con un resentimiento ardiente hacia las personas que lo enviaron allí. Un profesional robótico de guardia con circuitos chispeando peligrosamente (hay una hermosa escena en la que le presta su camisa a Montague antes de una entrevista de televisión: “Está hecha a medida para que se ajuste a mi chaleco antibalas, debería estarle bien”).

La actuación de Madden, quien saltó a la fama como Robb Stark en las primeras tres temporadas de Juego de Tronos, es excelente. La inteligencia y aplomo glacial de Keeley Hawes encajan perfectamente como una ministra de Interior a la que se describe como “una sociópata” (su secretaria) y “demasiado ambiciosa” (su exmarido). Montague es un objetivo. Los niveles de amenaza están por las nubes. Hay camiones bomba, bombas normales y un guiso conspirativo que enfrenta a la policía, los servicios de seguridad y el gobierno unos contra otros y todos contra Budd. La ministra de Interior, a raíz del incidente inicial del tren, quiere unir las diferentes organizaciones de vigilancia y así mejorar la seguridad de Reino Unido. O quiere unirlas para promover su agenda política. O quiere imponer el miedo para ser elegida nueva Primera Ministra. En el mundo de Bodyguard, como en la vida, la motivación pura no existe para nadie… y menos para los políticos.

Entonces aquí estamos listos para que nuestro mundo sea visto, nuestros problemas anatomizados y nuestra mente investigada por la historia de una relación entre un estoico inestable y un sociópata potencial. Si los espectadores españoles serán absorbidos como lo fueron los británicos (11 millones de personas miraron el último episodio cuando fue emitido en la televisión pública británica) es una pregunta que no obtendrá una respuesta definitiva ya que Netflix no publica sus números. Los programas británicos que triunfan en España tienden a ser comedias estridentes (Space Force), telenovelas elegantes (Downton Abbey o Gran Hotel) o recreaciones históricas (The Crown). No thrillers. Pero tal esta caja de rompecabezas y secretos pueda contrarrestar la tendencia. Espero que lo haga porque esta es una de las mejores series que jamás he visto.

Print Friendly, PDF & Email