Opinió / Lluís Abbou

De las innumerables cosas potenciales que podría estar haciendo en cualquier momento, mi favorita sigue siendo “lo menos posible”. El otro día no hice nada: pasé 20 minutos sacando la ropa de la lavadora porque había demasiados calcetines y tuve que ir y volver dos veces, así que me tiré un rato en la cama mirando al techo. Me doy cuenta de que hacer esto es muy “amigo, tal vez tienes un problema” o “realmente no deberíamos haber ignorado las señales de advertencia antes de que Luis muriera de inactividad”, pero fue casi catártico. La vida es un bullicio, menos cuando estamos en cuarentena. A veces necesitas detenerte y mirar a tu alrededor, tal vez ahora sea el momento perfecto. A veces es necesario hacer una pausa cuando se cambia una funda nórdica.

Estoy feliz, entonces, de que la marca explosiva caramelos Mentos finalmente haya cogido el toro por los cuernos y haya comisionado una extraña encuesta diciendo que a los británicos les gusta cancelar sus planes sociales y no hacer nada en su lugar. ¿Cómo se relaciona esto con los caramelitos de menta? No lo sé. No tengo ni idea, en absoluto. En 2015, Mentos entrevistó a 2.000 británicos para confirmar que sí, que a veces el 49% de los británicos están demasiado cansados ​​para salir y el 36% “a veces no tiene ganas”.

Pronto las marcas habrán agotado las preguntas que pueden hacer a los consumidores en un intento por hacer una conexión tenue con su producto y tendrán que recurrir a encuestas cada vez más desesperadas. Heinz ha descubierto que el 90% de los británicos han notado que su cabello siempre luce mejor “el día que planean cortárselo”, “Haribo confirma que 1 de cada 10 británicos tiene un cajón lleno de bolsas de plástico en su cocina, pero nunca recuerda coger una cuando va a hacer la compra por lo que la colección se hace cada vez más grande, cada vez más poderosa”… este tipo de cosas.

De todas formas, el tema es el siguiente: hacer cosas es horrible, no hacer nada es un sueño vívido, y cancelar planes, como dijo una vez el cómic John Mulaney, es similar a la heroína en términos de alivio instantáneo. Esto es casi seguro diferente para adolescentes viles y excitados versus adultos cansados. Recuerdo haber tenido esperanzas, sueños y miedo clínico de ser etiquetado como “escamoso” o “frío”.

Luego, tuve un fin de semana trascendental en pijama viendo temporadas enteras de House of Cards y me enamoré de cancelar planes y de no hacer nada. Fue entonces cuando me di cuenta de que es una locura que hayamos construido una sociedad donde hacer cosas se considere tan aceptable pero que la moneda no tenga otra cara. Es estúpido que todavía tengamos que farolear y decir cosas como “oh, estoy cansado” o “olvidé que había quedado… ya sabes. No me apetece, pero tengo que ir”.

Creo que deberíamos abrazar nuestra base, el deseo humano de cancelar planes de reunirnos en el bar y en su lugar ir a casa y comer una cantidad indecente de queso y no participar en un gran intercambio de mensajes grupal de WhatsApp. No vaya a la boda de ese conocido lejano para quedarse en casa y ver maratones de James Bond o su serie favorita en aturdido silencio.

En un mundo donde siempre, sin descanso, hay cosas por hacer –cosas, cosas que nunca terminan– debería estar aceptado decir “en realidad, prefiero simplemente… ¿sabes qué? No. No hay alternativa. Simplemente: no”. No deberíamos tener miedo de decirles a nuestros amigos cosas como “Me gustas, pero no tanto como me gusta no hacer nada”. Libérese de la opresión de hacer las cosas. No invente excusas, sólo diga que no le apetece.

Print Friendly, PDF & Email

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.